Protocolo para la Ceremonia de Bendición y Alzado de Pendón

(Redactado en su día -2006- en el seno de la Asociación de Pendones del Reino de León, rememora la fórmula antigua del ceremonial de alzado de pendones -mantenida en nuestro Viejo Reino– que recogiera el leonés Cipriano de la Huerga en su “Sermón de los Pendones”, leído en la universidad de Alcalá con ocasión de la proclamación, en 1556, de Felipe II como rey de España).

El Pendón se va montando (tela, ramo, cruz…) siguiendo y conforme a la lectura del ceremonial y, tras la bendición, se alza.


“Las campanas y el pendón del Pueblo son”,

reza el antiguo dicho de nuestras gentes,

con el cual se da cuenta de cómo esos dos elementos

 sirven y representan a nuestras comunidades,

 a nuestros concejos, desde tiempos antiguos y,

como queremos que sea,

para los de quienes nos han de seguir.

Sobre la vara que cortaron, tallaron y embellecieron los nuestros,

colocamos ahora la tela. En lo alto fijamos el ramo

que recuerda los mayos de las antiguas creencias

y la cruz de la Vida nueva.

Y unimos vara, tela, ramo y cruz

en los colores de la Nuestra Tierra.

Pedimos para este Pendón la bendición y,

con ella, lo alzaremos bien alto,

que sirva con honor como señal de nuestro pueblo

que a todos los vientos ondee

y muestre siempre el valor de nuestra Hermandad.

¡Alzad Pendón!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *